El Blog de Wachik' aj

171. Violencia al volante; muerte segura

Estuve a punto de comentar sobre la escena del presidente Otto Pérez y del embajador Julio Ligorría, indignados porque la BBC y el Washington Post les recuerdan que su presencia en la Casa Blanca la semana pasada por la crisis de los niños migrantes no es otra cosa que su retrato como fracaso político absoluto. Pero para indignarse junto a ellos y ponerse en la fila fantoche ya tenemos a medios tradicionales.

En vez de eso, me parece indignante una noticia muy pequeña que apareció el sábado en este diario. Waild Nasar Mubarak Villela, conduciendo ebrio, mató a Ángel Giovani López Roque, repartidor de periódicos de este matutino y papá de dos niños de 11 y 3 años. Y el caballero Mubarak no pudo ser obligado por los policías a una prueba de alcoholímetro, pues su abogado le indicó que no tenían derecho a hacerle ese test.

Esto no es teoría judicial. Esto es una historia con personajes y vidas reales, publicada ya con nombres y apellidos. La escena, el crimen y la reacción son absurdos. Un conductor ebrio mata a un trabajador. El trabajador, probablemente, no tenía seguro de vida ni seguridad social y ahora sus hijos tienen mucho más posibilidades de ser pobres toda la vida (aunque el sueldo de su papá no sé si los hubiera sacado de ella). Y el responsable probablemente esté libre dentro de unos días o unos años. Y como que si nada hubiera pasado.

¿Cuándo volverán a aumentar los retenes de la PMT para evitar conductores que son asesinos en potencia? ¿Cuándo tendremos a un Mockus que sea alcalde capitalino para disuadir de conducir ebrios a los ciudadanos como sucedió en Bogotá? ¿Cuándo legislará el PP, Baldizón y la UNE para disuadir o no dejar en la impunidad a estos individuos? ¿Cuándo perseguirán la Policía Nacional Civil y la Policía Municipal de Tránsito a estos delincuentes? ¿Cuándo las aseguradoras ofrecerán el servicio de taxis para ebrios responsables en vez de arriesgarlos a chocarse y matar gente?

En esta cultura de la impunidad en Guatemala o en América Latina o el mundo, nadie entendemos sólo por las buenas. Si no es con multas, suspensión de licencias y cárcel, seguiremos permitiendo a borrachos en el volante. Y se seguirán perdiendo vidas y arruinando otras vidas.

La injusticia de este país es diaria, omnipresente. Con estas vísperas, ¿cómo aseguraremos como sociedad una vida digna a estos dos niños López? ¿Cómo les diremos a ellos y a tantos niños que por favor no migren solos a Estados Unidos porque después el Presidente y el embajador tendrán que pasar penas para aclarar a la BBC y al Washington Post que éste es un país serio y que si los niños se van es culpa exclusiva de las mafias?

PS. Los tres presidentes centroamericanos, en vez de sólo decirle a EE.UU. que invierta más en Guatemala, podrían haberle llevado a Obama un ejemplar de Bitter Fruit de Stephen Kinzer o ¿Por qué lucha Guatemala?, de Luis Galich, y haberle recordado que Guatemala, El Salvador y Honduras se parecen más a lo que son y menos a otros países más decentes precisamente por haber estado en la esfera regional de influencia de Estados Unidos durante el siglo XX. @Martin_Guate

1 Comment to 171. Violencia al volante; muerte segura

  1. Gustavo Calderon's Gravatar Gustavo Calderon
    July 29, 2014 at 4:48 pm | Permalink

    muy buen articulo y si es cierto hasta cuando podremos salir de estos asesinos en potencia que son los ebrios en automovil.
    saludos

Leave a Reply

You can use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*
Para demostrar que eres una persona (no un script de spam), escribe la palabra Anti-spam que se muestra en la imagen.
Anti-Spam Image