El Blog de Wachik' aj

(Nómada) Comer rico en la feria y preocuparse por los gorditos

Como muchos capitalinos, o guatecitadinos para ponernos algún gentilicio con identidad, fui a comer rico a la feria de Jocotenango. Elotes, garnachas, dulces, todo. Pero lo que más me sorprendió fue la cantidad de gorditos. De niños y adolescentes gorditos. O en sobrepeso. U obesos. Aunque parezca superficial, creo que debería ser también una alarma para la sociedad.

Podríamos achacar a la desigualdad que somos un país con un 43 por ciento de niños desnutridos y un 29 por ciento de niños obesos, según datos oficiales. Pero ahí está el truco. La gordura no tiene que ver con la riqueza. Y menos con la salud. Es más complejo. Los pobres tienden a tener más problemas de sobrepeso y obesidad porque la comida más barata tiende a ser menos nutritiva y más llena de azúcares.

Aquí un estudio en Estados Unidos. Y a continuación datos sobre Guatemala. En nuestro país lo demostraron varios estudios de UNICAR, la unidad de cirugía cardiovascular de Guatemala, que concluyeron que los alimentos no saludables tenían los precios más bajos en los supermercados (además de muñequitos que los hacen más atractivos para los niños), como citó el periodista Gustavo Berganza. Esto es una combinación letal: más barato para los padres y niños más felices momentáneamente.

A esto se suma que en Guatemala no tenemos una conciencia sobre lo peligroso que pueden ser la gordura o las azúcares. Yo recuerdo que hace unos diez años tenía una compañera de trabajo que estaba en sobrepeso. Después de unas vacaciones logró bajar y se sentía todavía más guapa de lo que es, pero la reacción de uno de los pilotos de la empresa (siempre he trabajado como periodista) fue “ay, pobrecita, bajó de peso. Pero no se preocupe mire, que nosotros la queremos y ya la vamos a ayudar a que vuelva a estar como antes”.

Bueno, yo mismo estuve en sobrepeso durante diez años y nunca creí estarlo. Y eso que subí 30 libras en un año cuando empecé a trabajar a los 18 años. Comía azúcares y azúcares y azúcar. Sólida y líquida. Y hacía menos ejercicio. Y me enojaba cuando alguien me decía: púchica, cómo estás de gordo.

Pero empezaron a venir las alertas (que todo el mundo siempre vemos como ajenas). Mi papá es uno de los 589 mil guatemaltecos con diabetes diagnosticada. El Ministerio de Salud estima que hay otros 589 mil guatemaltecos que no saben que tienen diabetes. Y cada año mueren unos 3,500 diabéticos, casi tantos como mueren asesinados en este país y eso es una epidemia. El Ministerio calcula que el Estado debería gastar Q2,000 millones para tratar a los diabéticos. Eso es como 4 por ciento del presupuesto nacional en nuestro Estado (sin recursos porque quienes tenemos más no queremos pagar más impuestos). Y no tenemos esa cantidad de dinero. De hecho, la mala alimentación es peor para la salud mundial que el tabaco.

Esas alertas no fueron suficiente para que adquiriera conciencia. Tuvo que pasar un libro sobre periodismo que me dijera que si queríamos contrarrestar la avalancha de información chatarra, los periodistas teníamos que disciplinarnos, y una primera disciplina era hacer un balance entre cuerpo y mente.

E hice el cálculo que recomienda la OMS. Cuando acabe de leer este artículo, puede incluir su peso, edad y altura acá. Y antes necesitará convertir su peso de libras a kilos acá.

Hasta hace como cinco meses, estaba en sobrepeso. Fui con una prima que es nutricionista (tan traumático como la primera vez que fui donde mi psicóloga, pues creí que no era sujeto de esas ciencias) y me dijo que no comiera todos los días lo mismo, redujera azúcares, comiera más frutas y verduras, comiera menos y tomara menos, e hiciera más ejercicios. Lo que a uno le dicen muchas veces de chiquito (junto al mensaje que engorde).

sNo es que todos nos volvamos esqueléticos o anoréxicos, que también es peligroso. Es sólo comer mejor para estar más saludables y durar más años en mejor estado. Es sólo que al menos hoy tengo más conciencia de los peligros de comer rico y no saludable todos los días. Por suerte la feria de Jocotenango sólo es unas semanas. Por suerte hay lectores que podemos recordarlo y recordárselo a los demás todos los días.

4 Comments to (Nómada) Comer rico en la feria y preocuparse por los gorditos

  1. Gustavo Calderon's Gravatar Gustavo Calderon
    August 20, 2014 at 3:39 pm | Permalink

    estoy de acuerdo Martin el problema como ud dice es comer bien porque es caro y a veces a uno no le alcanza nada mas que para un tortrix y un agua gaseosa es bien complicado el asunto otra cosa que ayuda es el tiempo puede ser un pretexto como dicen muchos pero existe, porque si trabajo tengo que levantarme a las 5 de la mañana para hacer un poco de ejercicio pero entonces ya no duermo mis 8 horas normales, y despues del trabajo no puedo porque llego demasiado tarde a la casa pero en la medida de lo posible hay que hacerlo gracias por el consejo.
    saludos

  2. martha hall's Gravatar martha hall
    August 20, 2014 at 9:37 pm | Permalink

    le tortrix y el agua gaseosa val elo de un aguacate uy un par de tortilla y agua pura o limonada sin azucar…no es excusa el dinero…tortilla con pedazos de pollo…carne y arroz y lechuga y tomate..un ttomates…con agaucate y tortilla..loq ue asa que ala gente le encanta la coca cola o gaseosas y el tortrix….la comid anutritiva es mas barata..sempre ..especialmente en Guatemala…o unas semillas….o mago con pepita o naranja con pepita etc…

  3. German Bala's Gravatar German Bala
    August 21, 2014 at 6:16 pm | Permalink

    Solo un poco de esfuerzo, mi hijo, por consentimiento de su mamá, estaba gordito por comida chatarra, hasta que le puse un fin, ya no le doy dinero para esas cosas, en cambio, le damos de refacción frutas y frescos hechos de frutas y lo obligue a salir a correr conmigo a las 5:00 de la mañana, y listo, ya se ve mejor, ambos perdimos grasa y ganamos músculo. También es cultural, las personas dicen que uno es tacaño o miserable si no compra gaseosas, frituras, pizzas, etc.

  4. Monica Mazariegos's Gravatar Monica Mazariegos
    September 28, 2014 at 5:57 pm | Permalink

    La situación es un poco más complicada en las familias guatemaltecas ya que tenemos la doble carga de la malnutrición incluso en un mismo hogar, madre con sobrepeso u obesidad y un niño con retraso de crecimiento. También tenemos casos de niños con sobrepeso pero que están anémicos debido a la mala calidad de la dieta que llevan, en fin, tenemos múltiples casos que están afectando el estado nutricional de la población.

    Respecto al aumento del sobrepeso y obesidad, hay varios factores a considerar no solamente el económico, factores como el ambiente obesogénico en el que vivimos con constantes bombardeos de la publicidad a los niños, ofertas de productos con alto contenido energético (promovidos por artistas o personajes de caricatura), y menos lugares recreativos para realizar ejercicio están haciendo las cosas aún más complicadas aumentando el riesgo de sobrepeso.
    Otro problema como menciona Martín, es la connotación que se le da al sobrepeso como sinónimo de “salud” o “status socioeconímico” y la percepción de la gordura alterada, muchas veces las personas con sobrepeso no se identifican a ellas mismas como con sobrepeso, lo que impide la modificación o adopción de estilos de vida saludable.

    Promovamos una buena alimentación desde etapas tempranas de la vida y la promoción de la lactancia materna, las cuales ayudarán tanto a evitar casos de desnutrición como de sobrepeso en la vida adulta.

Leave a Reply

You can use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*
Para demostrar que eres una persona (no un script de spam), escribe la palabra Anti-spam que se muestra en la imagen.
Anti-Spam Image